Médano Blanco

En este recorrido hacia el oeste, la línea costera dominante por la arboleda, comienza a mermar dejando lugar a una cadena de médanos única, mencionada por periodistas y visitantes como el “Sahara Necochense”, sitio imperdible para los amantes de las actividades 4×4.
La imponencia de estos colosales médanos se empieza a visualizar a los 17 kilómetros donde emerge el Médano de la Mesa, cuyo nombre se debe a la extraña fisonomía que simula en su pico una plataforma similar a una mesa, es recomendable realizar este circuito con lugareños o con excursiones, para aprovechar al máximo la experiencia y no perderse en los caminos que cautivaron en el año 2012 los corredores del internacionalmente famoso Rally Dakar.

En el kilómetro 42, se observa un pico de más de 100 metros de altura totalmente blanco, como si hubiese sido escenario de una gran nevada, lo que es en realidad el efecto del brillo del sol en la cúspide del famoso “Médano Blanco” de arenas doradas de textura fina y netamente movediza, que ostenta el título del médano más alto de la Costa Atlántica.
Este médano es un punto panorámico natural por excelencia, desde él se observan playas vírgenes, pequeñas lagunas escondidas entre la llanura de la pampa húmeda e incluso un pequeño parque arbolado, reconocido como un punto energético, incluso sobre el sitio existe diversas leyendas sobre hechos sobrenaturales.

El sandboard, las cabalgatas, el trekking de aventura encuentran aquí un espacio natural único.